Seguidores

05 mayo, 2010

BAJA LA MORENITA.


Sr. Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo López.


Saludando a un pequeño al terminar la homilía.              



Desde el altar, hasta las andas, camina La Morenita en brazos de sus cuidadores. Pude apreciar que los apretujones y el nerviosismo eran imperantes..




Allá detrás, medio escondido y seguro que en sincera concentración, estaba el padre Trinitario Antonio Torres.
Por aquella de las casualidades, el día anterior, nos conocimos en la tienda de recuerdos y supimos que el hombre conocía el Roció y  que era sevillano.
  Aquella misma noche, me entere que seria uno de los dos trinitarios afortunados, que velarían a la virgen en la procesión. De hay su recogimiento, en espera del gran momento.
 Lo felicite, rompiendo su aislamiento. Perdón.









Los anderos, agarran fuertemente los bárrales.






















El padre Antonio, cuidador de la Virgen ese día tan especial, sonreía sobremanera al acocarse al arco, además  el hombre oteaba al frente.
















Los fieles, le tiran ropas y hasta casi a los crios, para que el los toque en su manto.


Este balcón era el motivo lógico de su alegría y sus miradas.
 La hermandad de Sevilla, su tierra y posiblemente donde estaría su madre u otros familiares.
Felicidades  padre Antonio, por ese día de dicha plena.



La procesión estaba formada por las diferentes filiales y algunas ataviadas con sus trajes típicos, como Valencia y Madrid. Muy singular.












El domingo muy temprano, a las 6 tocaba levantarse, para llegar a tiempo al cerro, ya que a las 10 de la mañana, cortaban la carretera en sentido ascendente y solo se permitía la bajada. Medida acertada, ya que el trazado, se las traía.

 Llegamos a buena hora, aparcamos con los tres euritos que ya habíamos abonado el día anterior y además cerquito de la calzada.

El gentío era asustante, nunca pensé que tantos romeros, acudieran a este lugar. Sorteando a la marea humana, que andaba en todas direcciones, llegamos al cerro, donde se celebraría una misa de campaña, oficiada por el sr. Obispo de Jaén. El hombre intento hacerse oír, pero el sonido no era muy afortunado, y el personal, cuando no le llega el mensaje, se mueve demasiado. Después en la grabación de la tele, pude constatar que su mensaje era claro y directo.

De todas formas, pienso que este tipo de  misas, donde el personal esta incomodo, debe ser más breve. Tengo entendido que solo las misas solemnes pueden pasar de los 30 minutos.

Como cosa extraordinaria, la imagen de la Virgen, se encontraba en el altar, normalmente se encuentra en su camarín y es trasladada a sus andas una vez acabada la homilía.

Las calzadas, así es como se le llama a unos caminos, que la virgen recorre, estás junto con todo la montaña, estaba cubierta de personas.




La bajada, fue apoteósica, todo el mundo le tiraba objetos a los trinitarios que acompañaban  a la virgen, para que los posasen sobre el manto.




Hemos vivido a medias, una romería diferente a las que conocemos. Hemos visto gente con fe. Personas muy mayores que llevan muchos años acudiendo a esta llamada. Hemos visto un lugar de culto, que se aleja del mercantilismo. Y este punto, es el que muchas otras romerías, debieran cuidar.




Tanto ESPE como yo, somos rociero, pero hemos de reconocer, que algo tendrá esta advocación mariana, que nos ha atrapado y además de llevar varios días pensando en tan gratos momentos, estamos hasta casi planeando, la romería del próximo año DM.




  VIVA LA MORENITA.

























































5 comentarios:

Laura. M. dijo...

Es verdad que la fé mueve montañas y como lo demuestran cada ciudad o pueblo con su Patrona,esos días no hay edad, dolores...nada que no sea acudir a la cita.

Yó me quedo con la segunda foto... Tiene que ser emociomante llevar en brazos la imagen .

Besos.

PEDROHUELVA dijo...

Amiga Laura, se ha producido he cometido alguna imprudencia, por que se me han borrado varias entradas.
Intentare remediarlo.

saludos.

La Mary dijo...

El año que viene me voy con ustedes...

Besos.

SILVIA dijo...

¡hermosa La Morenita! Momentos de emoción y devoción. gracias por compartirlos. Besos mil!!!

PEDROHUELVA dijo...

M. Mar, esta usted invitada, hay sitio en el auto.

Silvia, un placer tenerte por estos lares-