Seguidores

21 mayo, 2010

HERMANDAD DEL ROCIO DE HUELVA, La Matilla





El nuevo velorio, anexo a la Ermita del Roció, aun no estaba ennegrecido, por las futuras miles de llamas.
 Que no solo saldrán de las velas, las mas de las veces, de los corazones.





  ELLA, radiante de bonita y de luz, esperaba impaciente la llegada de tantos miles de romeros. Que por  caminos insondables, son atraídos hasta sus ojos.  La mirada de La Señora, es tan especial, que cambia según quien la mire, cuando y como.




El simpecado de Huelva junto a sus peregrinos, por dedición del hermano mayor, esperó a que los carros tradicionales, entraran en La Matilla.  Como cuidando de sus hermanos. Así debe ser por siempre.
  La Matilla, esperaba ordenadamente la pernocta de tantos cuerpos cansados por el camino, ese polvo y el calor. Pero si ves cuantas sonrisas de satisfacción, cuanta alegría, cuantas sevillanas y fandangos, se cantaron junto al simpecado. Entenderías por que de tanto esfuerzo.


Y llegaban los carros, los mulos distintivos de nuestra hermandad, tiraban con ganas, ya olían el agua y el descanso. Antes que la atención al propio cuerpo, el cuido de las bestias, desaparejo, agua, comida y un lugar tranquilo para su descanso.
 Si vez que un carrero no hace esto, vete a un oculista.







  No se aun de quien este carro, pero presumo que de mi amigo Antonio.
Que rico el café que el y su señora, nos prepara ese Lunes Glorioso, poco después de que La Señora, reciba los pétalos frescos de la Hermandad de Huelva.
 Me falta en esos ratitos, la compañía de mi primo Paco y su buen humor.







Cuando la caballería pasa delante de la Carroza del Simpecado, se escucharon VIVAS y se sintió la emoción.




Comprueben mi comentario anterior, no se cuantas horas de camino y aun hay fuerzas y ganas de cantes no van a estar felices, si se van acercado a un lugar mágico.
 Hoy en el informativo de la Sexta, hemos vuelto a sufrir esa manipulación de las cámaras y los redactores.
Nos volvieron a vender como una comería de "EQUIVOCAOS ". Posiblemente las imágenes, ni hallan sido grabadas en estos paramos.
 ¡Te quiere ir ya quillo¡



El sol del atardecer, ilumino aun  con mas intensidad, los colores  de mi carreta.
 Cuanta gente buena iba dentro de la misma.
 Eso si por tu padre, no metáis tantas bolsas en el carro, que esto no es Seur, hija.



Mi gitana, que no le gusta posar, pero......... , la otra gitana, aun no se había puesto el vestido, cosas de la alergia

7 comentarios:

Felix Casanova dijo...

Pedro...

¡Ole, Ole y Ole¡ La más guapa, al cielo con ella¡
Por cierto, ya me he gastado lo que me tocó en el cuponazo y no tengo más remedio que volver, jajaja

Un abrazo y divierteté mucho
(y reporta ¡eh¡)

SILVIA dijo...

Gracias por dejarme pasear entre estos maravillosos carros, cantes y alegría y color. Besos!!!

Laura. M. dijo...

Hay quien no entiende estas cosas, pero el que las vive con fervor las está esperando cada año.

Que guapa está "tu gitana"

Un beso y que termineis bien el camino.

Santa Biología dijo...

Quien pillara ahora esos caminos........Con buena compañía y mucha alegría. Camaradería y buen humor que no tienen que perderse nunca hombre!!!!

Hay algún carro que parece una bungalow..jeje

Un saludo desde tierras Extremeñas Pedro

Nazaret Ontiveros dijo...

Una pregunta, la tercera foto... ¿Es tuya?

Nazaret Ontiveros dijo...

Perdona, una pregunta..
La tercera foto, ¿es tuya?

PEDROHUELVA dijo...

Para NAZARET ONTIVEROS.

Efectivamente, todas las fotos de esta entrada son mías. ¿ Puedo saber por que lo preguntas?
Gracias