Seguidores

17 julio, 2010

SAN PETESBURGO, el Hermitage


 

   Nos vendieron la moto y nos llevaron a un ballet. Dicen en San Petersburgo, que los mejores se quedan aquí y el resto los envían al Bolhsoi.  Pues anda que como serán los del Bolhsoi, por que aquí era mala hasta la orquesta.

    Pero y lo chic que quedamos unos cuantos que nos apuntamos a la extra, excursión digo.

 



El ultimo día en la ciudad de los zares, se presento con una suave lluvia, que nos ofreció un paisaje  idílico, pero la cola del  Hermitage, no había disminuido un ápice.

Los grupos tienen unas horas determinada de entrada, si no fuera así, el caos seria ya total.

 



  Nada mas entrar,- el gañote to doblao- y mirando para el techo. Chiquillo cuanto oro y yo me quejo de los techos de mi chabola. Quita, quita
















. Este era pedro El grande, un manita decían de el, el tío se aburría y se dedicaba a la medicina de forma altruista entre sus criados y cortesanos. Le huían poco al prenda. Además el mismo se construía unos aparatejos mecánicos para estos menesteres, debajo muestro algunos. Viéndole la mascarilla, se me antoja algo raro. Tus veras. 

 





Este no es un invento del tal Pedro, este es más moderno, es que no encuentro la foto, se me ha perdido. 

Esto que ven era el sistema de control de temperatura y humedad del interior del museo, una forma de controlar. Pero para controladoras, las señoras ya de edad, que se encontraban en cada sala a modo de vigilantes y que desempeñaban esta función, para sacar un sobresueldo, de su escuálida paga de vejez.

 

Todas tenían caras de rusa, es decir. No se reían.

 





Como yo soy un voraz observador de los detalles, hay va una aldabilla del cierre ventanal, son como las de mi casa, pero a lo bestia.   Cuando hacia esta foto y la del medidor de humedad, pensé. A ver si esta gente piensa que estoy preparando un robo y de hay mi interés técnico.

 

La KGB, que viene niño. Cuantas películas nos han metido en el coco.

 





El Trono del de la mascarilla sonriente.

 La altura es primordial, para el dominio al vasallo.

 




  un trineo imperial, los había aun mas rococó.







El recinto en si, es suficiente motivo para la visita al Hermitage. Los artesonados y molduras son de fantástica calidad y las lámparas de una factura soberbia. 

 

 














Desde los cristales opacos por el tiempo y la lluvia, se apreciaba esta imagen de la aguja dorada. Me recordó a los días lluviosos de Paris.  Tengan en cuenta, que esta corte sufrió serios intentos de afrancesamiento.








Pinturas de enorme valor pictórico. Se encontraban expuestas tras una vitrina de cristal, con mil turista casi calentándola con sus alientos y quemándolas con su flash. 

Cuanta inconciencia, no por los turistas, que además, si no por los conservadores, que de seguro están por puro politiquismo.

 


La pinacoteca de este museo, es de gran valor, con obras que solo se pueden ver aquí. la pintura realista esta también representada, como en este lienzo, donde se aprecia la suciedad de las plantas del mendigo.

 

 

  


Observen la parte central debajo del paño de pureza del Yacente.









No se cual seria el motivo a censurar, pero me quede con la intriga. Nadie lo sabia, como ocurre siempre con los vetos.

 



Después de los impresionistas y sin previo aviso, entras en la sala de los samuráis y trajes indios de guerra. Una magnifica e interesante colección de armaduras y telas riquísima que hay que visionar en semipenumbra para evitar su deteriora.

Si alguien puede presumir de cultura milenario, son los pueblos asiáticos.

 

 


Silla de montar india. Aunque soy antibelico, la contemplación de estas obras de arte, merecieron la bronca de mi Espe, por que me había perdido. No me iba a perder mujer, si estaba todo recóndito.

 








 

Es tradición en las bodas rusas, visitar los lugares emblemáticos y realizar hay el reportaje de recuerdo. 

 

 







   y Paris, perdon San Petesburgo.

5 comentarios:

Jose Antonio Bejarano dijo...

Hermosohermitagehermano...

Laura. M. dijo...

Muy buenas las fotos,si señor...
Menudo libro editarias con todo el material que tienes aquí metido.

Animaros para la del año que viene, asi no te la cuento y la veis en vivo

Un beso.

PEDROHUELVA dijo...

SI SEÑOR HERMOSO,

SALUDOS J. aNTONIO

PEDROHUELVA dijo...

lAURA, AMIGA MIA.

DIFICILES FECHAS PARA VISITARTE.

UN SALUDO Y GRACIAS

Tani dijo...

Pedri! Tu post me trae recuerdos agradables. Hace un ano más o menos el Hermitage envió a México una catidad importante de piezas de su coleccion y eran todas fabulosas, el trineo que nos muestras estuvo aqui!
La expo era tan grande que entré a las 10 am y salí del lugar a las 5 de la tarde y estaba yo completamente enamorada del arte. Que, por cierto, tu tocayo Pedro el Grande era talentosísimo, como pudiste verlo seguramente en el recorrido que hiciste