Seguidores

29 diciembre, 2010

Los Museos Vaticanos. Roma




El Tiber ,  el rió que da vida a la ciudad del Imperio
también en tiempos, las quito con sus crecidas incontroladas.


en los museos Vaticanos, existe una sección dedicada a Egipto.
los romanos del imperio, fueron invasores de estas tierras durante siglos y aquí podemos ver alguno de los subvenir que se traían.



quizás el retrato mas publicado de la historia de la imprenta.
pertenece a la tumba de un romano
y es la imagen que ilustra innumerables libros de historia y viajes.

se llamaba Fayun allá por el sigo II D.C



Los museos Vaticanos, nos recibieron nuestro primer día , en esta cuarta visita  a la ciudad eterna. era la segunda vez en los museos y pudimos visitar salas que el anteriores ocasiones estaban cerradas. Al ser un museo tan basto, es normal que siempre estén algunos espacios en restauración.





        en estas fechas, tan señalada para los cristianos. la ciudad del Vaticano bullía de una frenética actividad. La prueba esta en los ordenados aparcamientos interiores. Exclusivamente para el personal autorizado. Quizás estas sean las fronteras de mas difícil transito.



         balaustre, ladrillo y martillo simbólico, con los que los diferentes Papas, tapian o derriban la Puerta Santa. 
   Esta puerta situada a la entrada de la Basílica, solo se abre, en los diferentes años Santos, que suele ser cada 20 años.El ultimo, fue en el año 2000.


después de una mañana tan culta, nos merecíamos un almuerzo acorde.
entramos en el restaurante que existe dentro del museo y que es recomendado por la guía Loney playe.
lo único aceptable de la comida, fueron estos postres, el resto, puro desastre alimenticio.
el dulce de abajo, le llaman Baba y es parecido a los borrachos españoles. 



La salida se efectúa por esta esplendía escalera.



   Estas Navidades queríamos que fuesen especiales y tomamos la decisión de pasar la Noche Buena , en el Vaticano.
  La idea era poder presenciar la Misa del Gallo, en el interior de San Pedro, pero aun solicitándolo con antelación, la curia vaticana nos contestaron amablemente que el cupo estaba completo, pero que desde la plaza, podíamos seguir la Santa Misa, ya que se colocan sillas y pantallas de televisión. Nuestro gozo a medias en un pozo. Pero mejor que nada.

  Llegamos el dia 22 , tempranito muy tempranito, con una reserva en el hotel Star hotel Miquel Angelo, muy próximo al Vaticano y con tremenda amabilidad, raro en los romanis de roma, nos facilitaron la habitación a las 10 de la mañana. Magnifico comienzo. 

  Rápidamente para los museos, pequeña llovizna y nada de colas. Nos tiramos el resto de la mañana dentro de los museos, cargados con un gran chaquetón, un paraguas y una pequeña mochila. Un consejo, como no hay guardarropa, procura ir ligerito, que es un coñazo, tanta carga.

  Dentro hay una pizeria, cafetería y restaurante, nos pareció la mejor opción para el almuerzo. despumes comprobamos que ademas de caro, era malo.
  Nuestra decepción se produjo también en la Capilla Sixtina. estaba totalmente apagada y como el día era gris, no se veía bien. De todas formas nos sirvió para descansar en uno de los bancos adosados a las paredes. No se te ocurra sentarte en los escalones.

  si te interesa puedo seguir.

6 comentarios:

La Mary dijo...

Me alegro que hayas podido hacer este viaje sin problemas ninguno.
Y claro que interesa, asi que sigue contando.
Besitos y Feliz año!!!

Laura.M dijo...

Ves como esta vez si...y ademas con buen tiempo.
Eso está muy bien que nos hagas recomendaciones,de donde se puede ir.
La foto de la escalera es muy buena.
Esperamos la 2ª entrega...
Un beso.

PEDROHUELVA dijo...

M. MAR.

gracias, seguire

PEDROHUELVA dijo...

LAURA,

lo de buen tiempo, lo dices por que no me ha nevado, no?. Por que lloverme, todos los dias.

un beso.

no me quejo. la verdad que Roma nevada, tiene que ser una gozada.

Jose Antonio Bejarano dijo...

Cuando atravesaban la Plaza de San Pedro, el calor reverberaba sobre las enormes losas, haciendo un infierno de ferragosto en plena ciudad santa, capital de la cristiandad. Joana habíase empeñado en tener un recuerdo de la puerta guardada por aquel armario vestido con el uniforme de guardia suiza y Oscar no tuvo otra ocurrencia que arrebatarle el arcabuz al guardián de Su Santidad.
El capo de la guardia vaticana comenzó a dar grandes voces intentando que aquellos dos mequetrefes cesaran en su intento sacrílego de apoderarse de un arma perteneciente al patrimonio de la Santa Iglesia Apostólica. Y Romana.
Acabaron en la Comisaría de Cittá del Vaticano por altercado del orden público y todo se arregló con la correspondiente multa de cien euros. Y una bronca en nombre de Dios.
Oscar, incorregible... está deseando volver a pisar la Urbe.

PEDROHUELVA dijo...

JOSE ANTONIO.

suerte tuvieron, con solo 100 euritos. Eso es lo que te echan, por el simple motivo de no llevar el tiket del transporte.

un abrazo