Seguidores

18 marzo, 2012

Paseo Victorioso. Huelva

El azul del limpio cielo de un Domingo en Huelva, servia de paspatu, para esta instantánea.
 
El ,Alcalde Moras Claro insigne ciudadano onubense, tiene su merecido homenaje
delante del edifico que usa como sede el colegio de arquitectos.

Las calles adyacentes a esta plaza, vieron el discurrir de mis juegos de niño.

Cuando me disponía a realizar la impronta, mi Espe  recrimino, que paceríamos " GUIRIS". 

Muchas de las veces, en Huelva, me siento extranjero, por que aun me queda por descubrir.






¿ Por que el paseo fue Victorioso?

Por que el motivo era visitar en el Ayuntamiento, la exposición de los enseres procesionales
de la Virgen de la Victoria.

Con motivo de su próxima coronación canónica, se  realizan este y otros actos.

Yo no entiendo lo de coronar, como a mi las coronas me van poco, pero comprendo que sus precursores
 se sientan muy ilusionados. Hay que ser tolerante.

Detalle de un bordado del manto procesional.




 Un acercamiento de zoon, nos permite apreciar el valor artístico de los bordados en la saya.

Para los neófitos en el tema, la saya, es como  una falda larga, que cubre desde la cintura de la imagen,
hasta la peana, que sirve se suelo.

En una gran mayoría de vírgenes, de candelero que se dice, esta parte de la imagen, es un mero armazón,
solo se suele tallar la cabeza y las manos.

 El escultor ayamontino- onubense,Leon Ortega solía hacer sus imágenes de talla completa.



Casi todas la hermandades de Semana Santa, poseen una reliquia, perteneciente a algún Santo.

La suelen colocar dentro de un  relicario, que permita su contemplación y alguna de las veces,
es portada sobre un paño bordado por un  hermano penitente, durante el recorrido procesional, otras veces
suelen ir en la cabecera de los pasos.

Me preguntaba, si hay tanto santos, para que sus pequeños trocitos de huesos, cubran todas las necesidades
 de tanto deseo relicario.

  En una conferencia, dada por documentado Jose Antonio Vieria, aprendí, que la mayoría de ellas, son consideradas
reliquias, tan solo por  estar en contacto con una autentica y documentada.

 Ahora entiendo, que haya tantas astillas de la Santa Cruz. Con todas ellas, posiblemente, se podría construir el Arca de Noel.



Me encanta mirar por los balcones y ventanas.
 desde el piso superior del Ayuntamiento, se aprecia esta imagen, que me resulta colonial,
 por los colores.


 Como todo no debía ser arte plateresco, hay que nos tomamos dos martinis de arte,
 en la La Mirta

Nos atenido, una  simpática señorita. Que nos hizo mas placentero la estancia

El sol daba de lleno y morenito que salimos.



Los costaleros realizaban sus ensayos , esto ya huele a incienso

Los números, indican los palos o trabajaderas, donde debe colocarse cada  uno, en función de una
precisa selección del capataz, atendiendo a la altura, etc.

 Algunas veces, esta selección no es muy profesional y aquello, no anda ni  se trabaja como debe.


El reclamo familiar, nos reunió para la oportuna cervezzzzzzzzzzzzitasssssssss


El lugar elegido fue La cuchara ( Otxara )

El amigo Antonio, propietario y cocinero del establecimiento, nos recibió con su amabilidad característica.
Todo el personal de este restaurante-bar, es de una cordialidad, que te hace sentir bien.

Se encuentra en la Plaza de las Monjas.

Las tapas son generosas y sabrosas, el precio justo, el servicio eficiente, el lugar dispone de una terraza , perfecta
para el verano, del interior no informo, por que nunca entre. estar en Huelva y meterte dentro  es pecado.

Si ven la terraza recogida, es que hasta ayudamos a barrerla, de pesados que fuimos.

 Mi sobrino Pedrito ( por el tito-padrino), tiene menos pelos que yo
pero a cambio tiene mas amigos. El tio es mas conocido que El Litri.

 No te digo, que al finalizar una corrida de toros, a petición del padre del novillero. " anda muchacho, coge a mi hijo en hombros, para darle cache".

 Mi sobrino que es muy voluntarioso, alzo al joven novillero, para darle la solicitada vuelta al ruedo y que recibiera, los aplausos  del respetable.

Cuando termino la vuelta, el novllero le dio las gracias y le dijo:

 " Chaval, ¿ tu quien eres hijo?, es que te han vitoreado mas que ami.

¡ Hay va Pedrito, decían las gente, Pedrito, Pedrito !

 esta pareja de motorizados, salieron ganando.
 
 Transporte a la carta, que se dice, aparcan donde quieran en un periquete.

9 comentarios:

Mar dijo...

Madre mía, yo si que voy a parecer una guiri cuando vaya a Huelva, yo no conozco ese restaurante, es nuevo???? Me puse triste y todo..., desde agosto que no voy para allá, ya solo me quedan unos días pero que largo se me esta haciendo!
Besitos!

PEDROHUELVA dijo...

M. Mar.

los dos restaurantes, tiene mas de 2 años.

¿ Vienes para S. Santa ?

un beso

Mar dijo...

La Mirta si lo conozco pero el de la plaza de las monjas no...
Voy desde el 31 hasta el día 11 pero no te veré entre las procesiones, no??? os ibais por ahí lejos, no?

J o s e A n t o n i o dijo...

Pues yo he cometido el pecado de entrar (y bajar) a La Qtxara. Pero es que fue una noche de este pasado invierno y en el exterior las palomas dormían con bufanda. La verdad es que cenamos muy bien.
Bonito recorrido por la media milla de oro huelvana.

Laura.M dijo...

Cuanto nos queda por descubrir de a todos de nuestro pueblo.
Habeís pasado un buen día haciendo de Guiris...Y para no tener problemas con el aparcamiento...lo mejor una Vespa:)
Un beso.

SILVIA dijo...

ya echaba yo de menos vichear... un abrazo!!

Miguelon dijo...

Muy buen arroz en la Cutxara, me encanta ver que Huelva tambien tiene sitios y cosas que admirar.

PEDROHUELVA dijo...

JOSE ANTONIO.

La media milla de oro, se esta quedando en cobre. Cosa insólita , he visto al menos 12 carteles de se vende en pisos de la Gran Via. El acaboses, que diría mi madre.

LAURA.
Para descubridora, tu con el sr Antonio, no paráis con la Vespa.

Un beso

SILVIA.

Me alegro, no sabes cuanto de tenerte por aca y de leerte, claro.

un beso.

MIGUELON.

No he probado el arroz, pero prometo. La alegría es compartida. Antes estos lugares estaban como reescondido y ahora en el centro. Eso que hemos ganado.
Solo nos falta, que habrán La Esquinita Te Espero, pero la antigua, no el sucedáneo, que inauguraron hace poco.
un abrazo

J o s e A n t o n i o dijo...

Pedro
sigue siendo la media milla -con o sin crisis- de oro. Aunque si es de cobre como tú dices, tampoco le anda a la zaga con los precios que tiene ese metal que por cierto se produce en Huelva.
Me refería, en todo caso, a la preciosa zona de bares y restaurantes en que se ha convertido la Gran Vía peatonal.