Seguidores

24 abril, 2012

El volcán que nos daba los buenos días


 Nuestra llegada a la ciudad de Antigua, Guatemala, fue ya de madrugada del día
4 de Abril. ese mismo día habíamos salido de Huelva, pero como los tres vuelos navegaban
en contra del Sol. Resultado que llegamos en la misma fecha, a pesar de haber volado 16 horas y otras de
traslados y esperas.

En el aeropuerto La Aurora de la ciudad de Guatemala, nos esperaba un shutle, que le dicen a los traslados para turistas.
Nos llevaría en poco mas de 45 minutos a la ciudad de Antigua, directamente a Casa Florecia, nuestro acogedor  alojamiento.

 Al despertar, nada mas abrir el portón del cuarto, un volcán y un ramillete de buganvilias, nos dieron los buenos días.

  Esperábamos que la magestuosa montaña, solo nos diera eso, lo buenos días.



El silencio del hotel, era solo roto por los cantos de los muchos pájaros que de seguro, se escondían entre tanto verde circundante.

 El rincón del magnifico desayuno, rosaba lo celestial, la luz tamizada por las plantas, ocasionaba unas esplendidas sombras para la fotografía.

Junto a nosotros, la amplia sonrisa de Patricia desde su cocina, nos abrió el apetito, con tanto bueno y rico.

Por primera vez, he tomado huevos revueltos para desayunar.
Era inevitable.



La decoración de CASA FLORENCIA, es de tipo colonial funcional.

Bonita pero cómoda. Plantas y muchos detalles. Las habitaciones son algo justa, pero suficiente para ser confortables.

El cuarto de baño perfecto, con jabones de alta calidad, que me traje. los que sobraron claro, por que use todos los días

Solo dispone de 10 cuartos, por lo que junto con el respeto de los demás huéspedes, el sueño, siempre era reparador.

La mayor nota para este hotel, se la llevan sus empleados. Ole, Ole  y Ole.

NOTA: EL HOTEL, MAS LIMPIO DEL MUNDO:



Antigua, Guatemala, estaba en Semana Santa, ademas considerada patrimonio de la humanidad desde hace mucho.

Este fue el motivo de nuestra visita, dos colgados andaluces, viendo pasos en Guatemala.

Pero amigo mio, que pasos, que cultura, que colores, que sonorizas, que amabilidad.

Para ejemplo la foto superior.



Este decorado de frutas y hortalizas, que se coloca a los pies del Señor o de las Vírgenes, se le llama Velaciones.

Suelen representar pasajes bíblicos, antes de la salidas procesionales.

Las señoras de las fotos posan junto a ellas, para que su fa
miliar las retrate y yo robe la pose. Perdón.



Vestido de la mujer indígena guatemalteca.

 la mayoría de las mujeres, visten de forma habitual su traje típico, que dependiendo de su tribu o zona, cambia de color  o dibujos.

 Suelen ser prendas tejidas y bordadas a mano, con telares de cintura.


 En menos que canta el gallo, del San Pedro de la izquierda, montaron esta ofrenda, en el za juan de una de las iglesias derruidas por
los terremotos .



No me dirán que este romano, no tiene ARTE

1 comentario:

Laura.M dijo...

Esos paises nos cautivan Pedro...por sus gentes, su cultura distinta a la nuestra, sus colores tan brillantes y sobre todo por su luz...El agua del mar y el verde de las plantas son una maravilla.
Me alegro que el volcán no os diera los buenos días y que lo pasaráis bien.
Un beso y a descansar.