Seguidores

18 agosto, 2012

Siete años de espera

Esta pasada noche, la aldea de El Rocio, bullía de gente.

La ermita estaba a rebozar. Dentro el triduo preparatorio del Rocio Chico.

En la calle cientos de caballistas y carros. Intenso olor a caballo, mas intenso de la cuenta.





Conferenciaba la misa, el Arzobispo de Zaragosa.

 El hombre hizo lo posible por transmitir, pero contarle a un almonteño,  el por que del voto a la Señora, es tarea complicada.







La Virgen esta vestida de pastora.

 En realidad es un traje de viaje al estilo de los que usaban las damas en el medievo.



  Hoy por la tarde, (bueno ya veremos la hora), los almonteños, de nuevo en este año  la sacaran   procesión ,
 pero esta vez, el recorrido les llevara hasta Almonte.

Siete años ha sido la espera pagada, para verla por las calles almonteñas.

En su parroquia estara  nueve lunas. Le cantaran todos los días salves, los hombre aran las guardias, la visitaran las hermandades en su peregrinar y miles de rociero pasaremos a verla.

Los chiquillos camino del colegio,entraran en la iglesia por una puerta, se presignaran y saldan por la otra, las mujeres camino del mercado, realizaran un breve descanso en sus bancos y suspiraran.

El PUEBLO, con mayúsculas, se llenara de vida. Los arcos engalanados tanto tiempo proyectado por mi amigo Juan e iluminados por mi otro amigo Juan,( ambos ya están junto a Ella) lucirán para engrandecimiento de La Pastora.

Todas las tardes se escucharan salvas, cohetes y sevillanas almonteñas, que es un nuevo estilo, que yo bien me conozco.

Yo no estaré allí, cuando la coral Santa Maria de la Rabida junto con la coral de Hinojos y la sinfónica, le canten La Salve.  No estaré o si. ELLA proveyera.

 Hoy al sentir su mirada, de nuevo ya esta dentro de mi y me basta.



El Pastorcito Divino, también luce unas galas para la ocasion, diferentes a las habituales cuando su Madre, viste re Reina.

4 comentarios:

J o s e A n t o n i o dijo...

Justamente hará veintiún años ya que la vimos. De rebote.
Una tarde de domingo, pensando qué hacer con mi familia, mi mujer y mis hijos, pero también los suegros que se encontraban con nosotros procedentes de tierras salmantinas. Y lo típico.
No lo pensé mucho... al Rocío.
Y allá que nos presentamos, en una Ermita vacía, en unos escalones vacíos, y un pedestal vacío. Sólo unas manos se aferraban a la reja, desnuda de manos. Una mujer, de rodillas, rezando a la estela que sólo emanaba influjos etéreos, se volvió hacia nosotros.
-La Señora ha ido a Almonte a visitar a sus hijos.
Entonces caí en la cuenta: cuando pasen siete años quién te volverá a Tí a ver.
Mi suegro me dijo con la mirada vaya "onubense", que estás hecho, yerno, venimos al Rocío y no está.
Coche y carretera, nos trasladamos a la Parroquia de Almonte, y algo picado, a base de algún empujoncillo, algún que otro codazo, un permítame y así, conseguí abrirme camino, abrir camino hacia Ella, que miraba con la mirada baja hacia nosotros, Reina y Madre de misericordia:
y allí estábamos, al fin sabía llevar la cuenta. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva...
Desde entonces mis suegros, hasta sus fallecimientos, esperanza nuestra, me recordaban con frecuencia de cuando los llevé a presentarles a la Virgen y no se encontraba.
La vimos, veintiún años ya, en Almonte. Ruega por nosotros santa Madre de Dios... A la Señora de Almonte y de la Marisma.

PEDROHUELVA dijo...

Amigo Jose Antonio.

Tus letras y anécdotas son siempre una delicia para leer.

un abrazo

Laura.M dijo...

Que guapa está...Como me gusta esta entradaaaa!!
Hemos estado unos días en Pampona y me encuentro con esto... Lo ví allí que la llevaban a la aldea.

Como siempre estamos pidiendo...le he pedido que me quite los dolores:))
Gracias Pedro.
Un beso.

PEDROHUELVA dijo...

Amiga Laura.

Este traslado, ha sido el mas multitudinario que se recuerda. Hay mucho que pedir, en este pais.

un beso y mejoria