Seguidores

23 noviembre, 2009

RICHANI- MOROCCO


musicos de Mali y Senegal, afincados en Khamlia. Marruecos


La musica es del estilo Gnawa, muy repetitiva y percutiva que te invita a bailar
yo realice mis pinitos.

Mercado local de Richani. El color ocre de Africa, siempre presente
Espe esperaba encontrase con un Corte Ingles, se quedo solo con el corte.

los colores y los olores, respiraban vida

ya me direis, si no entran ganas de comprar, aun sin saber que es lo que te dan
pues eso, que yo compre


mercado de burros y aparcamiento de los mismos,
el mercado de Richani, es conocido por sus datiles,
habia 50 puestos dedicados a la venta del preciado manjar.

estos que ven son los mas afanados, valorados y riquisimos
son los de Tafilae, el kilo a 10 euros, precio de turista
 en España creo que estan por los 50 euros. kilo

alfombra tuareg , de lana de borrego vivo, que se vino pa Huelva
el borrego parece que vive aun, por lo mal que huele la dichosa


el vendedor mas simpatico que james me vendio.
 no me vendio el camello
por que no estaba cerca , si no tambien.
la alfombra que sirve de fondo a su sonriente fotografia, es la que me endorso,la de lana de oveja viva.

Este es el tesoro de la Mansion Tuareg, en los sotanos del edificio, nos enseñaron este espectaculo de colorido, la vista no sabe donde mirar, todo brilla, todo es deseable, todo imnecesario.


la artesania marroqui, ciertamente es muy apetecible y de extrema originalidad,
el fondo de la bandeja, esta forrado con huesos tintados de camello.

Babaluba, que asi se llama el magistral vendedor, a cambio del reloj, le regalo a Espe
una pulsera de hueso, de gran valor artistico.



alli, alli, estaba el destino final, de tan largo viaje.
 pero solo pisar y ver el color de esas arenas, merecio la pena.

Quería dejar pasar un poco el tiempo, para concluir el viaje a Morocco. Bueno la verdad esta entrada, es la que me descalabro el blog y se me atraganto un poco. También es cierto que me da miedo, intentar contar algo tan maravilloso y no saber trasmitirlo. Noten que ya el viajecito, me esta pareciendo maravilloso. No hay nada como la distancia y el tiempo, todo lo cura.
    Al grano. Que antes de adentrarnos en el desierto, desierto, nos dimos un paseito por Richani, para conocer su mercado local y de camino, comprar datiles. El mercado como veréis, tiene el colorido típico de Africa, ocre y los llamativos colores de las especias y tintes. Las condiciones higiénicas, son también las típicas, entienden. Había un gran mercado de burros, medio de locomoción por antonomasia en las zonas rurales, otro mercado de corderos y otro de vacas. El olor, no es para olfatos sutiles.  
     La temporada de recolección de datiles, acababa de comenzar y los precios eran elevados y aun había pocos. Pero aun así, la magnitud de la oferta, era bastísima. Compramos unos que veis en la foto, de los cuales di buena cuenta, antes de la compra y que son del pueblo de Tafilae. Están considerados como los más preciados, a 10 euritos el kilo, para guiris. Realmente están buenos, son muy mantecosos, pero para mi  demasiado dulces. Me gustan mas ásperos, quizás por que así eran los que se caían de las palmeras en mi ciudad y de los que yo, me hinchaba.
  Y cuando llego la hora de comer, aquí vino la gran sorpresa  y los momentos que mas me he reído en mi vida y no exagero o si, no se.
  Nuestro guía dijo que hoy comeríamos pizza berebere, esta es como una enzaimada, rellena  de pollo y cebolla y especias. Realmente esta muy buena y si tienes apetito, mas.
  Nos llevo a un lugar. Llamado - " MANSION TUAREG "-, pensamos que era un restauran, pero dentro solo había una larga mesa baja, con cojines (su lugar típico de comer), con un tapete ya usado y con muchos espejos, puertas y otras artesanías locales. Yo pensé, que era un bar. Típico, como aquí, que le cuelgan cosas viejas en las paredes y tiene telarañas, ese tipo de mesones, a los de mi pueblo, les encanta, cuanto mas cutre, mas típico. Allí, al menos no había telarañas. Nos atiende, BABALUBA, el señor de las fotos, se sienta con nosotros, nos ofrece el te de bienvenida, charla en castellano, bastante bien, con un acento característicos y aparece un señor en una moto que trae la pizza, el hace de anfitrión y nos sirve, con las manos como es habitual y riquísimo. Su filosofía de la vida era, no menos que sabia y curiosa. Tengo que aclarar, al menos me pareció y comprobé en muchos detalles. Que el nivel de madurez de los habitantes de la zona, es casi el doble de su edad  cronológica. Supongo que las condiciones de vida, conllevan este favorable fenómeno.  A si que nuestro Babaluba, tenia filosofía, para regalar y la gracia, no la regalaba, es que le salía sola. La información que teníamos de Moha, era minina. Para sacar información a este hombre, yo tenia que aplicarle un tercer grado de interrogatorio. Por lo tanto, no entendía que pasaba, que lugar era ese, por que el señor nos atendía personalmente y por que estábamos nosotros solos, como comensales. Tú me dirás si tu no tendrías la mosca detrás de la oreja. Cuando acabo la comida, se destaparon las incógnitas. Dice el anfitrión ahora vamos - pa las alfombras _. Yo contesto  ¿que alfombras?. Que vamos a enseñaros unas alfombras. Mire usted caballero, que yo ya llevo dos y no compro más. Solo ver, solo ver.
  El buen hombre comenzó un despliegue de tapices laneros a cada cual mas exuberante, acompañado con unas explicaciones de sumo interés. En 10 minutos aprendimos más  que leyendo dos días seguidos la Wikipedia. Os cuento un poquitin. La que veis en la foto, que se vino para Huelva. Esta realizada por una mujer Tuareg. Como ellas no saben escribir, mediante sus dibujos, muestran a las futuras generaciones, su historia. Un lado de la alfombra tiene flecos y otro no, La narración termina en los flecos. Los dibujos que se ven en forma de zigzag, indican el recorrido que realizaban sus caravanas por las dunas, no andaban en línea recta, si  lo hacían a si, siempre conocerían  a los mismos pueblos, al andar zigzagueante, tenían oportunidad de pasar por mas lugares.
     Babaluba, seguía con su venta, aprendida de generación en generación y me dice: Nosotros no regateamos, pongo cara de extrañeza, yo te doy un precio y después tú me dices el tuyo, si estamos desacuerdo trato echo. El me da su precio, lógicamente inflado como cuatro veces el precio real y ahora se tira al suelo de lado, con un boli y papel y me dice y ahora que ya no me puedo caer, dime el tuyo.
    Aquí comenzaron las risas y el regateo que es preceptivo en África. En una de estas, que estaba próximo a mi señora, le toma la mano y comienza a quitarle el reloj y le dice- Trae, trae, que tu estas de vacaciones y a ti no te hace falta. Se lo coloca en su muñeca, y comienza a darles vuelta a todos lo botones- este no hace tictac- no es electrónico. Más risas, más sorpresas. Bueno una compra divertida y extraña. Me vine con otra alfombra mas, de lana de oveja viva, que dicen que son mejores y que ahora piso. El inconveniente es que creo que la oveja, esta aun viva, por que huele que no veas.
  Una vez concluida la compra, Babaluba, nos enseño su tesoro. Bajamos a un sótano y allí, estaba la cueva de Ali Baba. Veréis cuantos colgantes, collares, jarras, etc., se mostraban en ese lugar mágico. En compensación al reloj, que era de publicidad, le regalo a Espe una magnifica pulsera de hueso y plata.
   Desde aquí un saludo afectuoso a Babaluba y a su gracia. Saha Babaluba, saha.
   Esta tarde, nos vamos a las Dunas de Erg Chebi.

8 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Pedro...

Pues desde "el país de las moscas" hasta hoy han pasado ya unas semanas, y como tú dices, la verdad es que el tiempo cura. Excepcional el reportaje (todos los post), y me ha llamado mucho la atención esa gran variedad de colores que fascina y cautiva. Enhorabuena.

Un abrazo

Jose Antonio Bejarano dijo...

A ver si me enseñas el arte del regateo porque yo me puse a ello en El Jalili y todavía se están partiendo de la risa... ahora que ya sé que conmigo no quieres viajar, así que no te preocupes que no te va a pasar nada malo.
Bonito viaje hiciiste, insh-allah!!

M Mar dijo...

Hola Pedro, perdone usted por no haberme pasado antes por aqui y haberme perdido su visita a la tacita de plata pero es que hoy no tuve un buen dia, fue un dia de esos que hubieras preferido no levantarte pero bueno..., ya va de recogia y mañana sera otro, espero que mejor.

Respecto a esta entrada tengo que decirte que te quedes tranquilo, creo que sabes transmitir muy bien todo lo que viviste en el pais vecino y tambien es verdad que conforme has ido contado tus andanzas por Marruecos he podido apreciar que cada vez te gustaba mas, recuerdo la primera entrada que lo contabas todo como desesperaito perdio, jajaja, pero bueno, es como tu dices, el tiempo lo cura todo.
La alfrombra una moneria, entre los colores y el olor tendras un pequeño marruecos en casa, no???.
Tu Espe seguro que quedo encantada con el cambio y con lo que me he quedao muerta ha sido con el telepizza marroqui, jajaja, que bueno.... En definitiva querido, muy buena tu entrada, tus fotografias espectaculares y gracias por compartilo y enseñar las cosas normales de un pais del que al menos yo solo se que o la gente se muere de pena y hambre o el rey del lugar vive como eso...un rey.
Yo como no puedo ir tan lejos enseño Matalascañas, jajaja, que no esta mal, eh???? jajaja.
Ya de paso agradecerte el comentario de hoy, me gusto mucho, te doy el premio otra vez al comentario del dia, jajaja. Creo que todo el mundo es mucho mas de lo que cuenta...y yo tambien, gracias por saberlo apreciar.

Espero que no te aburra mi comentario. Besos.

SILVIA dijo...

Puedes estar contento, has narrado a la perfeccion este maravilloso viaje.
Que envidia!!! Solo con ver las fotos me he trasladado hasta alli... Esa arena, señor! Cuanta belleza.
Genial entrada, mis aplausos.
Mil besitos!!!

Cris dijo...

Que fotos más fantásticas... colores maravillosos, supongo que aromas también! Genial, me ha encantado!
Besotes

PEDROHUELVA dijo...

Gracias, por vuestra generosidad.
Un abrazo a la los caballeros y un beso a las damas, bueno si se dejan, también las abrazos. Je, Je.

Tani dijo...

Hermosas fotos cielo, sólo faltó el video de tu baile. Ya me imagino el espectáculo de la Cueva de Ali baba,

Las imagenes divinas, esos colores de las especias, las alfombras, todo se antoja y narrado por ti más

Besos Pedrito querido

Paola dijo...

Pedro fantásticas tus apreciasiones y las fotos sobre Marruecos.
La vida se hace andando y este pueblo empieza a andar de muy jóvenes quizás por eso todos parecen filósofos.
Voy a hacer un diario de mi segundo viaje que empieza en febrero y, en su momento, te invitaré a seguirlo. Muchos cariños.