Seguidores

26 mayo, 2010

HERMANDAD DEL ROCIO DE HUELVA. La vuelta



Vean la primera fotografía de la entrada anterior y comparen.

Esta son las caras del camino de vuelta, no solo es cansancio y churretes, también hay tristeza. Ya los cantes son mínimos y si alguno sale, son tan sentíos, que uno solo basta para entonarlo.




La carreta del Simpecado de Huelva, regresa de nuevo a La Matilla. El cambio de lugar de pernota, ha sido positivo.

Los caballistas ya no tienen la chaquetilla blanca habitual de nuestra hermandad, mas bien  tomaron un tono " amarronao ".

 

....




Ya no son tantos los peregrinos de vuelta, pero estos a pesar del cansancio, no han perdido ni un ápice de su alegría. No hay como estar cerca de ella para sentir su Gracia. Angel Lema, uno de esos choqueros que todos conocemos, con sus cantes, siguió embelleciendo la estampa, entre tanto polvo.




Los carros tradicionales, han perdido parte de su colorido de salida, suerte que no ha llovido, si no, estos adornos de papel, ya estarían mirando al suelo. Aun a si, la imagen que ofrecieron por esos caminos marismeños, fueron de extrema belleza. Este de arriba y abajo, es el de mi amigo Antonio, con el este año no tome café, pero si unos dulces riquísimos y una copita de Mari Briza, lastima que no era anís Onuba, hubiese sido el culmen del choquerismo.

  Gracias Antonio y señora, por ser tan buena gente, tan buen anfitrión y mejor artista. La  prueba, en la foto de abajo.





En este detalle, que podeis ampliar, se aprecia la Comandancia de Marina de Huelva, despidiendo al Simpecado, cuando los hermanos Manguara, le cantan desde el balcon.


 Para los que no son de la tierra, les aclaro que el aguardiente, es una bebida típica en las mañanas rocieras, por aquello de entrar en calor y de abrir el apetito. Los griegos también lo tienen y le llaman Ozuu.
 Pues un manguara es una palomita de aguardiente con agua. A los crios de mi generación, nuestros padres nos daban un poquitin, para que comiéramos mejor. Te aseguro que ninguno de mis compañeros de juego, salieron alcohólicos.



Este otro adorno, que lucia el carro ganador del 1ª premio (recomiendo su ampliación), muestra uno de los momentos más sentíos en el caminar de Huelva. El tan cantado “Charco”. Un pequeño arroyuelo, que las mas de las veces esta seco y que la hermandad tiene que cruzar poco antes de entrar en el Rocio.  En un silencio que se corta, entre miles de peregrinos que lo esperan, se escucharan las sevillanas de Paco Millan, Rocio Molina, Rafalito, Manguara y otros muchos, que con rotos sentimientos y difícil voz, arrancaran un pellizco de tu interior.



 .......

El otro costero de la carreta ganadora, mostraba, el paso por el puente de La Punta del Sebo. La exactitud de los detalles, es de elogio superlativo. A esto le llamo yo vivir el roció todo el año. Ellos dicen que en Diciembre se ponen a la labor. Los Piñas, se han llevado este año el 1º premio. Enhorabuena.



   Por cierto, en estos momentos, estamos casi llegando a ese puente de regreso


4 comentarios:

Felix Casanova dijo...

Pedro...

Lo bueno se acaba pronto, pero si breve, dos veces bueno ¿lo mejor? que el año que viene más, esto será eterno...

Un fuerte abrazo

SILVIA dijo...

Que maravilla. Gracias por compartir algo tan especial. besotes!!

Tani dijo...

Pedri, eres muy buen fotógrafo, claro, con la habilidad que tienes que tener para montar luces y escenarios hay relación.
Un estupendo reportaje gráfico de esta celebración
Besos, adorado

Laura. M. dijo...

Si que se acaba pronto,pero que gusto da recordar y esperar el próximo....Y a pesar del cansancio todavía se ven sonrisas.

Repito las gracias de Silvia, por el estupendo reportaje que has compartido aquí.

Sigo con las ganas de ver en alguna foto al fotografo!!!.

Besos.