Seguidores

06 noviembre, 2011

Leipzig - Alemania

Casi de noche y gracias al GPS, llegamos al hotel en Leipzig, la calle era así como industrial, frente a una estación de trenes y con unas sospechosas vías de tranvía que justo pasaban a escasos metros de la fachada.
La recepcionista fue correcta y casi amable, a pesar de nuestra disparidad idiomatica, la habitación era soberbia, antigua, pero cuidada, limpia y un -peazo- de baño para correr.

Pero cuando paso el primer tranvía, a pesar de un acristalamiento de bunker, allí temblaba hasta el suelo.
  Resumiendo, que no pegamos un ojo.

Cuando amaneció, saltamos de la cama y nada mas ver el primer semáforo  entendimos de lo industrial, tan solo con ver, el muñequito.

presten ademas atención a la bicicleta.


Dice el refrán- donde fueres, hicieres lo que vieres-


Así que como allí no cruza nadie, hasta que el semáforo este en verde y aunque no venga ningún coche.
nosotros hicimos lo que los locales, a esperar.


otro día comprobamos como una señora, echaba una real bronca, a alguien que cruzo cuando no podía.


a los poquillos metros de entrar en la zona centro, nos topamos con la primera iglesia, que en este caso es la Catedral
de la ciudad.  Aquello era de un blanco, que olía a pintura y no es broma, estaba recién pintado todo.

La iglesia es luterana, ¿como lo supimos?, pues por que en cada banco ponen un numerito, que es esa plaquita que ven arriba. Estos tíos son ordenados de cojones.



La decoración luterana, es sobria en imágenes, pero contundente en sus formas.
Este techo era muy original.


También resultaba original, el botiquín detras del ultimo banco.



Los tejados y las fachadas, parecen recién restaurados y es así.
 Esta y otras muchas ciudades alemana, fueron casi totalmente destruida por los bombardeos aliados
y gracias a la conservación de los planos originales, al dinero de todos y al buen gusto germánico,
se a vuelto a edificar los edificios, siguiendo las pautas del modelo original, ademas algunos hace muy poquito.
 de hay que los casos históricos de muchas ciudades, muestren tan esplendidos.



En el centro y en verde, el motivo donde se demuestra la incompetencia de los políticos para gestionar una emergencia. Me refiero a la ministra alemana.

 También ha servido estos pepinos, para hacernos ver que somos el culo de Europa. Nos han jodido y encima nuestros políticos, han puesto la vaselina.

Pero a mi me han jodido los gazpachos todo el verano.


Los mercados suelen ser en las plazas publicas, llegan tempranito, montan su tenderete y cuando acaban dejan todo tan impoluto como estaba.

 Me pregunto si cuando nieva, también funcionan así.

el personal que atiende no suele tener pinta de nativo.


Vimos muchas setas, mas baratas que por acá, supongo que teniendo tanto bosque sera fácil encontrar.



algunos edificios, figuran en todas las guías turisticas, este corresponde a una tienda cafetería.

No puedo entrar en detalles de nombre, ni calles, por que después de la
nochecita que nos dieron los tranvías, nos limitamos a deambular por la ciudad.

lo cierto que no fue difícil, por que seguíamos al rió de turistas, de vez en cuando, salíamos
de la ruta y nos perdíamos por unos patios, que eran usados como galerías comerciales,
algunas con decoraciones sugerentes.


En nuestro viaje a la URRS, comprobamos que las manzanas de casas, tenían siempre un gran patio interior, que en algunos lugares se usaba
como vertedero y zona común para todo.

 En las ciudades alemanas, donde impero el comunismo, RDA, que decían ellos. Estos patios también proliferaron, pero se suelen usar
para galerías comerciales y cafeterías, magníficamente cuidados.  Este es el caso en Laipzig y Munich.



galería comercial y arte.


Visitando otras capilla, escuchamos la música de Sebastian Basch, ya que este músico, fue el residente que tocaba el
magnifico órgano que conservan .

 En un pequeño museo anexo, mostraban las primeras biblias, traducidas del latín, al idioma del pueblo

Que listo eran los religiosos en aquella época, aun lo siguen siendo, pero antes mas , si el pueblo no podía leer
la biblia, ellos podrían interpretar a su antojo.

  Hay un libro muy bueno, llamado El ultimo ilustrados, que cuenta estas peripecias.



Mi Espe vio una maceta y allá que se me planta.

después se metió en la floristería y salio alucinando del buen gusto para las flores que manejan ciertamente con elegancia


Una vez en la zona centro, el silencio resulta placentero, andar por el centro de estas calles, es posible, el aire resulta
oxigenadamente limpio.

 Hay coches como verán, pero no andan, están quietesitos y parados, aquí se gasta solo caucho en las bicicletas y en la suelas del calzado.

 ¿ llegaremos por acá, a practicar esta sana vida?
  

9 comentarios:

Katy dijo...

Un relato completito Pedro. Ya sabes que los alemanes son muy ordenados y no se saltan las normas como nostros que siempre hacemos lo contrario:)
Las ciudades se conocen por sus mercados, a mi encanta visitarlos. Y lo del pepino de traca. Yo tampoco lo probé por si acaso.
Un abrazo
P.D. La fotografía genial

PEDROHUELVA dijo...

KATY.

es cierto lo referente a los mercados, el de Atenas, me pareció caótico, como el país ha demostrado.

Gracias por tu seguimiento.

un abrazo

J o s e A n t o n i o dijo...

Pues si de "mercaos" se trata, Huelva es la ciudad número UNO del mundo mundial. PEAZO MERCAO!!!
Si se trata de pasar semáforos en rojo, esa teutona reguñona que se venga a Huelva y la ponemos de guardia de la porra en el semáforo de Plaza de la Palmera esquina a Via Paisajista y Pablo Rada... hasta yo paso en rojo, porque hay que ver la cara de bobitos que se nos pone a los peatones sin poder pasar y sin vehículos que se aproximen. Y esto durante largos minutos.
Ya, todo muy alemán.
Un abrazo, Pieter!!!

El Naranjito dijo...

Fantastische Fotoreportage, Freund Pedro.
Si hasta aprendemos aleman con tus reportages. Y que envidia lo de las calles para pasear.
Ein Handschlag.

burbujitabebe dijo...

tengo muchas ganas de ir a Alemania!
el botiquin en la iglesia me ha parecido un detallazo :D
veo que no lo pasas mal eh?
besitos1
http://eldiariodeshyris.blogspot.com/

Laura.M dijo...

A pesar de no pegar ojo, con el de la cámara has estado muy "acertao"
Dormimos ua vez en casa de unos amigos, en Toro él es factor de tren y vivian en la estación...Desde entonces me imagino los temblores de tierra:))
La foto del techo espreciosa!!
Lo mismo que aquí, las normas apenas se siguen.
Tu Espe, fue a ver si era el de de Manolo Escobar :))
Nos estás haciendo un buen reportaje !!
Un beso.

Paco dijo...

Pedro, magistral dando continuidad al reportaje aleman....
-Oye, ¿No te habras empadronado en tierra teutonas, verdad?.
Un abrazo

J o s e A n t o n i o dijo...

Pedro
el botiquín de la iglesia creo que se trata de algo que aquí debería haber en muchos sitios y que, por desgracia, andamos escasos. Pero muy efectivo en caso de necesidad -lo digo por experiencia- y que creo que no es ni más ni menos que un desfibrilador, muy práctico en caso de una parada de la que nadie está libre.

VENTANA DE FOTO dijo...

Pedro, gracias por pasarte por mi blog y ya sabes que mi ventana estará siempre abierta para que contemples lo que te apetezcas.

Pedazo de viajes los que te buscas!!!

Yo lo que admiro de este país es la capacidad que tiene de superación. Alemania fue hundida y ha vuelto ha resurgir. Allí no hay paro y es la nación que tiene mejores expectativas para trabajar, lo malo es el idioma. En inglés te puedes defender pero en alemán....

Saludos.

http://ventanadefoto.blogspot.com